jueves, 25 de marzo de 2021

Hinduismo explicado en 10 minutos.

El sacerdote hindú Krishna Kripa Dasa (Juan Carlos Ramchandani) nos hace un resumen de 10 minutos para conocer el hinduismo.

domingo, 21 de marzo de 2021

Ecología global y espiritualidad

El planeta se desintegra bajo la presión del abuso ecológico. ¿Los líderes religiosos pueden aportar alguna ayuda? 

Un estudio de Naciones Unidas sobre contaminación medioambiental menciona que sobre 2060, puede que muchas ciudades costeras del mundo sólo presuman de su población de flora y fauna acuáticas. El deshielo de los casquetes polares hará que suba el nivel de los océanos, lo que provocará la desaparición de vastos tramos de costa. Al mismo tiempo el calentamiento global provocará drásticas pérdidas en la producción agrícola, se derretirán los glaciares del Himalaya y, consecuentemente, habrá inundaciones devastadoras. Con el tiempo, y sin glaciares en sus fuentes, las grandes corrientes de agua de la India como los ríos Ganges y Yamuna irán secándose. El resultado será una sequía pertinaz en todo el norte de la India. Los suministros per cápita de alimentos y agua se desplomarán. Entre el treinta y cuarenta por ciento de la flora y fauna que conocemos sólo podrá estudiarse en los libros de historia. Además de en la India esto puedo ocurrir en muchos otros países del mundo. En la lucha por la vida, la norma será la extinción. Seremos testigos de la desaparición del ecosistema de la tierra, y nosotros habremos sido sus sepultureros, sino le ponemos remedio. 

Puede que haya quien diga que estos resultados son exagerados, pero nadie puede negar que la contaminación ha dañado el medioambiente. Aunque hace décadas que se conoce la contaminación medioambiental, poco se ha hecho para controlarla. Los países más industrializados son responsables de cerca de la mitad del desorden medio ambiental, sin embargo, la idea de reducir sus lujosos y derrochadores modos de vida les resulta inaceptable. Las naciones en vías de desarrollo destinadas a ser superpotencias como la India y China, por su parte, hacen poco aparte de señalar acusadoramente al mundo desarrollado: "¡Habéis maltratado el medioambiente durante tantos años; ahora nos toca a nosotros!".

Incluso si los gobiernos de todo el mundo promulgaran y pusieran en práctica leyes estrictas para el control de la contaminación, no veríamos soluciones permanentes. Puede que la legislación resolviera algunos problemas puntuales, pero pronto se manifestaría nuevas alteraciones y contaminaciones. Que exigirían nuevas leyes. Y cualquier solución propuesta, que resulte eficaz a largo plazo, debería contemplar también el verdadero origen de todos los problemas medioambientales: las sutiles perversiones del corazón.

La ecología del corazón.

La explotación de los recursos naturales trastorna la ecología. Y la causa de esa mentalidad explotadora es la codicia. La codicia lleva a la falta de autocontrol. Conducidos por esa codicia insaciable, las personas no quieren percibir el caos que sus beneficios puedan provocar en los demás. No les preocupa el legado que dejarán a las generaciones venideras. La contaminación del corazón revierte en nuestro contexto.

Por consiguiente, la cura de todos los males de la contaminación, ha de empezar con la limpieza del corazón de la basura sutil denominada codicia e ignorancia. Hemos de empezar purificando nuestros pensamientos. Unos pensamientos puros conducen a actos puros. En vez de meditar en logros egoístas que satisfagan nuestros placeres, hemos de meditar en Dios, el más puro. Luego debe seguir un cambio de hábitos de vida, simplificándolos. Debido a la intensa codicia sobre unos recursos limitados, se produce la explotación. Pero si permanecemos satisfechos, seremos capaces de trabajar de manera entusiasta sin abusar de nada. Si vivimos de manera sencilla, en armonía con la voluntad de Dios, y dejamos de explotar a otros, no habrá escasez. Si vivimos una vida moralmente responsable acorde con la voluntad del padre Supremo, la Madre Naturaleza proveerá nuestras necesidades. Pero si abusamos de ella para satisfacer nuestros deseos egoístas, recibiremos su castigo en forma de horribles calamidades naturales como terremotos, tsunamis, desertización y un ecosistema inestable. La vida humana exige responsabilidad. Hemos de solucionar el problema como se dice en sánscrito con sreyas, o visión a largo plazo, no con preyas, la promesa de felicidad inmediata que no tiene en cuenta el futuro. Hemos de resolver el problema de una manera ecológica, social y kármicamente equilibrada.

Sufrimos porque, debido a nuestra ignorancia, no vivimos en armonía con Dios. Pero podemos volvernos almas iluminadas y vivir de acuerdo con su voluntad. Entonces lograremos una ecología realmente equilibrada. Las escrituras sagradas de la India, los Vedas nos hablan de vasudaiva kutumbhakam “la humanidad es una familia” y lokah samastah sukhino bhavantu “que todos los seres de todo el mundo sean felices”.

Ecología eficaz desde la espiritualidad.

Muchos maestros han enfatizado el mostrar al mundo un ejemplo de vida en armonía con la naturaleza desarrollando comunidades autosuficientes. Dichas comunidades no dependerían del mundo industrializado en lo referente a alimentos, casa, electricidad, etc., sino que obtendrían lo necesario de la tierra y los bosques. Aunque su visión todavía tiene que materializarse, hay quienes se esfuerzan en esa dirección por todo el mundo. En España tenemos un claro ejemplo con el proyecto de Campus Phi en Acebo (Cáceres) desarrollado y liderado por mi querido hermano en el Sanatana dharma, Swami Rameshwarananda Giri. Campus Phi pretende ser un punto referencial de la gestión inteligente y sostenible de los recursos, cuyo objetivo es crear sinergias entre distintas áreas (arquitectura bioclimática, energías renovables, gestión del ciclo integral del agua y los residuos orgánicos, medioambiente) y cuyos resultados puedan ser compartidos con las instituciones y profesionales del ámbito universitario, científico, de investigación y del pensamiento. En el complejo se encuentra el hotel con un restaurante vegetariano con comida ecológica y saludable, siendo el alma del proyecto el Centro Vedántico de yoga y meditación. el medio que permite el acceso al autoconocimiento como saber esencial, del cual han de brotar las demás aguas del saber. Un ejemplo de integración y equilibrio de la más refinada espiritualidad con la más moderna tecnología puesta al servicio de la naturaleza de la que forma parte intrínseca el ser humano.

Ecología consciente de Dios.

Hay quien afirmaría que los ateos moralistas también pueden contribuir a salvar el medioambiente, que no es obligatorio ser creyente en Dios. Pero si se le pregunta al ateo moralista por las razones para salvar el medioambiente, su respuesta se limitará a una o dos causas: o su interés radica en que de esa manera contribuye a su propio disfrute, o se trata de alguna causa ecológica que le parece atractiva. Debido a que sus opiniones son fruto de su mente, sin unos sólidos fundamentos filosóficos, tienden a resultar incoherentes y caprichosos. Hoy se preocupan por salvar la ballena azul, mañana el panda negro, pasado las selvas amazónicas. Sus razones están revestidas de prejuicios personales. Puede que para proteger la capa de ozono acepte sacrificar vacas porque producen metano que, supuestamente, provoca agujeros en el ozono, pero para proteger su disfrute tolera la industrialización rápida que provoca mayores daños. No conoce la ley universal del karma, no comprende su responsabilidad y no tiene la voluntad de aceptar una vida más sencilla. Su solución al problema es colocar una tirita: Enmascara el problema, pero no sirve para curar la enfermedad desde la raíz.

Hace un par de años me encontré con la activista medioambiental india Vandana Shiva y me pregunto: "el hinduismo se está extendiendo por todo el mundo," dijo, "¿qué hacéis los hindúes para limpiar el medioambiente?" "Nosotros tratamos de limpiar el medioambiente interno del corazón, le respondí humildemente y tratamos de concienciar a nuestros fieles. Aunque tuviéramos la posibilidad de limpiar la ecología global, como los corazones de las masas están contaminados por la codicia y la ignorancia, pronto dicha contaminación volvería a ensuciar el planeta. Pero cuando el medioambiente del corazón se limpia gracias a la meditación y la recitación de mantras, la persona deja de formar parte de la alteración y desequilibrio de la ecología global contribuyendo a un equilibrio entre la materia y el espíritu." “Good point” me respondió ella.

Un medioambiente interno puro significa complacer a Dios, el ecologista supremo, lo cual puede compararse a regar las raíces de un árbol reseco: es la verdadera solución al problema, mantener el equilibrio entre la espiritualidad y la acción ecológica basada en la afirmación de que el planeta no nos pertenece para explotarlo, sino que ha sido un regalo de Dios para que lo cuidemos. 

Dedicado a mis amigos estudiosos del transcendentalismo y la perenne sabiduría hindú, miembros de Ecologistas en Acción: Oscar Ocaña (biólogo) y José Pérez Rivera (arqueólogo) y de los que tanto estoy aprendiendo.

Om Bhumyai Namah: Le ofrezco mis respetos a la Madre Tierra.

lunes, 8 de marzo de 2021

Comunicado oficial de la Federación Hindú de España sobre la vacunación por la Covid-19.

La Junta Directiva de la Federación Hindú de España recomienda encarecidamente tanto a las asociaciones, comunidades religiosas y templos afiliados como a los que no forman parte de ella que se vacunen contra la Covid-19 siguiendo estrictamente el protocolo y orden establecido por las autoridades sanitarias de las respectivas comunidades autónomas. 

Debemos seguir los milenarios preceptos de la espiritualidad hindú de Vasudaiva Kutumbakam: «La humanidad es una familia» y Lokah Samastah Sukhino Bhavantu: «Que todos los seres de todo el mundo sean felices», así como nuestro dharma (deber) de cuidar de nuestro cuerpo físico como un templo donde reside el alma eterna. Finalmente, después de un estudio de las escrituras y las enseñanzas de los grandes maestros y maestras del pasado y del presente de la tradición hindú, no encontramos obstáculo alguno que contradiga el deber sagrado de cuidar nuestro cuerpo y el de todos nuestros seres queridos mediante el uso de medicamentos y vacunas que hayan sido contrastadas científicamente. 

Desde estas líneas hacemos un llamamiento a que todos los seguidores del sanátana dharma en España se vacunen para que, a su debido tiempo, podamos volver a visitar los templos, realizar celebraciones públicas y seguir aportando a la convivencia entre personas de diferentes credos y etnias. 

Om shanti 

Junta directiva de la Federación Hindú de España:
Juan Carlos Ramchandani (Krishna Kripa Dasa) Presidente Jesús Santos Hernández (Krishnadas Acharya) Vicepresidente

viernes, 8 de enero de 2021

Prólogo de Gita Dípika (Javier Ruiz Calderón).

La Bhagavad Gītā es el texto más popular y representativo del hinduismo. Lo es, en primer lugar, porque expone en una síntesis magistral todas las diferentes perspectivas metafísicas sobre la realidad y lo divino —monismo, dualismo, monoteísmo y politeísmo— y los diferentes caminos de liberación o yogas —el del control psicofísico, el del conocimiento de lo Absoluto, el del amor a Dios y el de la acción desinteresada— que hallamos en ese conjunto de tradiciones al que llamamos el hinduismo. Solo le falta exponer la perspectiva tántrica, pero eso se debe a que el tantra nació siglos después de la composición de la Gītā. Sin embargo, algunos de los comentarios más importantes de la Canción del Bienaventurado, como el comentario śaiva de Abhinavagupta (siglo X ec) o el de Jñāneśvar, el santo marāṭhi del siglo XIII, incorporan ese elemento tántrico. Por ejemplo, este último no se limita a glosar las instrucciones que da Kṛṣṇa sobre la meditación en el capítulo 6, sino que culmina la sección describiendo de la manera más impresionante que conozco lo que se experimenta cuando se despierta la energía Kuṇḍalinī.

En segundo lugar, la Gītā también es el texto más popular del hinduismo porque el tesoro de sabiduría mundana y espiritual que alberga no se expone bajo la forma de un tratado más o menos frío y sistemático, sino como un diálogo de corazón a corazón entre el ser humano y la divinidad. Como la conversación tiene lugar en un contexto narrativo dramático y vital, el texto abunda en repeticiones y aparentes incoherencias, como la vida misma. El lector se puede identificar fácilmente con la angustia y la confusión de Arjuna, y por eso Gandhi decía que no había una lectura mejor que la Gītā para los momentos difíciles. Ante cualquier problema, abrimos la Gītā por una página al azar, escuchamos lo que nos dice la Divinidad o nuestro Ser más profundo y nos llenamos de fuerza y de serenidad. Como nos asegura el propio Kṛiṣhṇa: «Refúgiate en Mí y no te preocupes. Yo te libraré de todos los males» (18.66).

Juan Carlos Ramchandani lleva muchos años estudiando y practicando la enseñanza de la Canción del Bienaventurado. No solo cuenta con devoción a Kṛṣṇa, a cuyo servicio ha consagrado su vida —haciendo honor a su nombre espiritual: «Krishna Kripa Das», el Servidor de la Gracia de Krishna—, sino que tiene la formación necesaria para interpretar su vida y su enseñanza de una manera profunda e inspiradora. El libro que tengo el honor de prologar es buena muestra de todo ello. Aunque no se trata de una obra académica, quien la lea terminará su lectura habiendo descubierto enfoques originales y contenidos interesantes difíciles de encontrar en otros lugares. Pero lo más importante es que se trata de una fantástica lectura espiritual: los resúmenes, selecciones y reflexiones que va desgranando Ramchandani a lo largo de las páginas del libro nos van abriendo más y más a Kṛiṣhṇa y a nuestro propio Ser, haciendo crecer así nuestro nivel de desapego, concentración, devoción y sabiduría y acercándonos de ese modo a la Comunión con toda la realidad, que es la meta suprema de la vida. 

Javier Ruiz Calderón (Śhaṅkara). Doctor en filosofía especializado en pensamiento indio y filosofía de la relig

domingo, 13 de diciembre de 2020

Ramchandani participa en Madrid en el Encuentro Interreligioso “Artesanos de vida y esperanza”.

Las confesiones religiosas con presencia en España han participado el pasado viernes, 11 de diciembre, en el encuentro interreligioso ‘Artesanos de vida y esperanza’ en el Salón de actos de la Institución Teresiana de Madrid. El evento fue organizado por el Secretariado de la Subcomisión Episcopal para las Relaciones Interconfesionales y Diálogo Interreligioso de la Conferencia Episcopal Española. 

Este encuentro interreligioso ha tenido como objetivo, en estos momentos de dificultad, de ensalzar el valor sagrado de toda vida humana. Y es que cada persona tiene una dignidad inestimable en cualquier circunstancia, tanto si es pobre o discapacitada, si no “es útil” –como los no nacidos– o si “ya no sirve” –como los ancianos-. 

El evento se celebró con un aforo muy limitado y fue retransmitido en directo en varias plataformas online, además de haber sido reseñado en numerosos medios de comunicación. 

Los ponentes 

Siguiendo el protocolo establecido en los encuentros interreligiosos, las intervenciones fueron por orden de antigüedad de las religiones representadas. 

El sacerdote hindú Juan Carlos Ramchandani (Krishna Kripa Dasa) acudió en calidad de Presidente de la Federación Hindú de España donde habló de la cosmovisión del hinduismo sobre el derecho a la vida, oro por el fin de la pandemia y termino diciendo que la espiritualidad hindú reconoce a la humanidad como una gran familia y que tiene un mismo Padre e insto a todos a cooperar para aliviar el sufrimiento, ya que este no entiende de religión y pidió que nunca falte una sobredosis de amor por Dios y su creación. 

El rabino de la Comunidad Judía de Madrid y presidente del Consejo Rabínico de España, Moshé Bendahan puso el ejemplo del personaje bíblico de José. 

El vicario general y penitenciario de la Sacra Metrópolis Ortodoxa de España y Portugal, Padre Demetrio quien expuso los peligros de la eutanasia y como esta es contraría a las enseñanzas cristianas. 

 En representación de la Iglesia Católica, el obispo auxiliar de Valladolid y Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, Mons. Luis Argüello habló del derecho a la vida de todos los seres humanos y que este derecho es inviolable por la comunidad o el estado. 

El secretario de la Comisión Islámica de España, Mohamed Ajana ha explicado que para el islam la vida es un regalo de Dios que hay que cuidar. 

El obispo de la Iglesia Anglicana en España, Carlos López Lozano enfatizo el mensaje de Jesucristo de cuidarse los unos a los otros. 

Los participantes al final de su intervención encendieron una vela y recitaron una plegaria por los fallecidos y enfermos por la covid. El acto se realizó en un ambiente de oración y contó con la participación del grupo musical “Música y Vida”. Todos los ponentes recibieron como obsequio de manos del Padre Rafael Vázquez la encíclica Fratelli Tutti del Papa Francisco. Ramchandani a su vez hizo entrega al Padre Rafael (promotor del encuentro) de un ejemplar del libro Veda dárshana publicado por la Federación Hindú de España. 

El manifiesto firmado por todos los representantes religiosos.

Para concluir el acto, se ha procedido a la lectura de un manifiesto:

Las distintas tradiciones religiosas que nos hemos dado cita en Madrid, en esta mañana del 11 de diciembre de 2020, queremos expresar nuestro deseo de colaborar en la construcción de una humanidad renovada en diálogo y escucha recíproca con los distintos campos del saber, de manera que la luz de la Verdad ilumine a todos los hombres y mujeres que habitan nuestro mundo. Juntos queremos proclamar nuestra firme convicción de que la violencia y el terrorismo se oponen al verdadero espíritu de nuestras religiones. Y frente a ello condenamos cualquier retorno de la violencia en nombre de Dios o de la religión. 

Como “arquitectos de la paz y la fraternidad” nos comprometemos a colaborar en la educación de las personas en el respeto y la estima mutua, de manera que podamos construir una nueva fraternidad y amistad social. 

Nos comprometemos a estar cerca de los que sufren a causa de la miseria y el abandono y a hacer nuestro el grito de los descartados de nuestra sociedad, reconociendo en el otro siempre a un hermano. 

Pedimos a los responsables de las naciones y a nuestros gobernantes que edifiquen una sociedad basada en el valor inviolable de la vida humana y la dignidad de la persona, y que rechacen las leyes que atentan contra ella. Hoy nos preocupa de manera especial la tramitación de la ley de la eutanasia. Frente a ella abogamos por una adecuada legislación de los cuidados paliativos. 

Estamos abiertos al diálogo a todos los niveles para que en la sociedad se tenga en cuenta también nuestra visión del ser humano y del mundo, de manera que entre todos nos enriquezcamos. Nos adherimos al Documento sobre la Fraternidad asumiendo conjuntamente “la cultura del diálogo como camino; la colaboración como conducta; el conocimiento recíproco como método y criterio”.