lunes, 20 de enero de 2014

Ceremonia de fuego por la paz y la prosperidad





 
El viernes 17,  en el Centro Polux de Ceuta se celebró la ceremonia de fuego Shanti homa, o ritual hindú  por la paz y la prosperidad. La ceremonia fue oficiada por el sacerdote hindú Juan Carlos Ramchandani (Krishna Kripa). Cuarenta personas se reunieron en este centro dedicado al aerobic, fitness y otras disciplinas para el bienestar físico.  Ramchandani comenzó con una explicación sobre el ritual y los beneficios espirituales y materiales que se obtienen en dicha ceremonia. Habló también de los mantras: fonemas sagrados, y de los yantras: la geometría sagrada para la protección energética. 

            Después el sacerdote hindú dirigió una meditación acompañada de ejercicios respiratorios relajantes. Una vez terminada la meditación, todos los asistentes escribieron sus metas y deseos para el nuevo año en un trozo de papel, que luego sería depositado en el fuego sagrado.
            La ceremonia  comenzó con los rituales preliminares de purificación mediante agua sagrada y mantras propicios. Luego Ramchandani prendió el fuego sagrado que “alimentó” con ofrendas de ghi (mantequilla clarificada) y madera, mientras recitaba mantras védicos en sánscrito.
            Finalmente se repartió prasadam (frutas bendecidas) a todos los asistentes y se hizo un kirtan o canto devocional, donde todos los participantes cantaron y bailaron muy alegres.

 
Ramchandani nos explicó: “Agni, es la divinidad del fuego y se le considera el intermediario o mensajero entre el hombre y Dios. Con estas ceremonias milenarias se pretende ayudar a eliminar las energías negativas, y que la persona alcance un estado de paz interna que luego pueda trasmitir a otras personas. Aunque es un ritual hindú, sus beneficios son para toda la humanidad sin distinción de raza o credo. También hemos consagrado los yantras y otros talismanes para protegerse de energías negativas, tanto a nivel personal como la protección del hogar o lugar de trabajo”.

Todos los asistentes quedaron muy contentos, y coincidieron en que fue como pasar una tarde en la India mística sin salir de Ceuta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada