domingo, 13 de julio de 2014

Upanayanam Samskara





El Upanayanam o ceremonia del cordón sagrado, es uno de los samskaras o sacramentos más importantes del Hinduismo. En esta ceremonia se recibe el mantra diksha o la iniciación a la recitación y meditación de los mantras (fonemas sagrados). En un estudio comparativo, el upanayanam seria como la primera comunión en el catolicismo o el bar mitza en el judaísmo.  Las Escrituras recomiendan que la ceremonia se realice a partir de los ocho años, y es imprescindible haberla realizado antes del sacramento del matrimonio. Este ritual significa asimismo la entrada formal del niño en la sociedad hindú, considerándole desde ese momento como un dvija, o dos veces nacido (una, el momento de su nacimiento terreno a través de la madre, y otro, el de su nacimiento espiritual a través del maestro.)


         El vatu o niño recibe el yajñopavita (cordón sagrado formado por tres hilos de algodón) el cual le permite cantar los mantras y estudiar los textos sagrados. La ceremonia comienza con el achamana o rito de purificación con agua y mantras, luego recibe el cordón sagrado que cuelga del hombro izquierdo y baja hacia el lado derecho. Después, detrás de una tela el purohit (sacerdote) recita en el oido derecho el gayatri mantra, palabra a palabra y el niño las repite. Le enseña a como contar el mantra con los dedos y le explica ciertas reglas higiénicas de cómo cuidar el cordón. Luego recibe la danda o una vara que representa la disciplina, el ritual queda consagrado con el Homa o ceremonia de fuego. Al final el iniciado, ofrece reverencias a los familiares y mayores presentes tocando sus pies. Termina el ritual con el niño pidiendo caridad a los asistentes diciendo las palabras sánscritas: “Bhavati bhiksha dehi”  “señora por favor déme caridad”. Es una forma de que practique la humildad al pedir caridad, y lo obtenido entregarlo al maestro. Se termina con la degustación de prasad o alimentos vegetarianos cocinados y ofrecidos a Krishna con amor y devoción.
         He realizado numerosos samskaras para hindúes asiáticos y occidentales, pero este tuvo un significado muy especial para mí, ya que se trataba del upanayanam de mi hijo Govinda de ocho años. Que siga el sendero del dharma y sea un buen hindú, es decir una buena persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada